Huracán de emociones colectivas.

Sin lugar a dudas este pasado año los puertorriqueños vivimos una de las pruebas más grandes de nuestra historia; el azote del huracán María en medio de una terrible crisis económica. Este monstruo que entro en la madrugada del 20 de septiembre nos cambio la vida a todos por completo.

Seis meses después es que me atrevo hablar con franqueza sobre los daños que yo llamo colaterales por causa del huracán María. Pudiera tocar muchos temas pero para mi el de mayor importancia es el de la salud mental en Puerto Rico. El pueblo esta alterado y no es para más, algunos llevan medio año sin servicio de electricidad. Muchos tenemos que manejar a diario por carreteras sin semáforos donde la hostilidad se convierte en la ley que predomina. Otros luchan por conseguir sus necesidades básicas pues cada vez nos aplastan más económicamente y los pequeños comerciantes ya no aguantan y la verdad es que este panorama produce un colectivo de ansiedad y stress post traumático que todos manejamos de diferentes maneras.

La vida después de María no es fácil. Yo tengo todo y para mi es bien fuerte la energía que se captura en el ambiente de incertidumbre, de miedo , de no saber que va a pasar con el pais. Todo este proceso se ha vuelto un calvario emocional que el que más o el que menos se afectó lo lleva dentro. Algunos lo manifiestan en coraje y se desquitan con todo el mundo, otros se deprimen y se desaniman, a otros como a mi nos entra una combinación de todas las anteriores y aprender a controlar las emociones ha sido uno de los retos más difíciles después de Maria.

La realidad es que ya no es ni resiliencia, ya es como un pesar diariamente de que pues no nos queda otro remedio que luchar como podamos y seguir hacia adelante.

Seis meses y un día después tenemos que poner nuestra fuerza colectiva y ayudar a levantar este país como podamos. Existirá la tentación de irse, pero esa no es la respuesta. Mi padre muy sabiamente me dijo el otro día que uno no puede andar huyéndole a los problemas, uno tiene que ver como los enfrenta y salir hacia adelante. La solución a la crisis post Maria no es irse del pais, al contrario ahora más que nunca debemos unirnos con lo poco que tengamos cada uno y seguir hacia adelante.

Algo bien importante, escribo esto con animos de que los que me lean logren ver que no estan solos en esta batalla y que vamos a salir adelante como sociedad.

Creanme para mi la crisis emocionalmente ha sido bien fuerte y creo que ahora aumenta más por ver tanta incertidumbre. Sin embargo todos los días me levanto y doy gracias a Dios porque estoy viva, porque respiro y porque durante el día sere productiva en algo.

Este es un proceso que debemos vivir día a día,paso a paso y con mucha fe. Eso es lo mas importante porque el día en que se pierda la fe, lo perdemos todo. No estamos solos en esta batalla, estamos juntos como sociedad poquitito a poco levantándonos y sobreviviremos.

Sobreviviremos esta gran batalla y lograremos ser mucho más mas fuertes emocionalmente que antes. En este proceso crecimos espiritual y mentalmente. Nunca vamos a ser los mismos de antes pero si podemos aspirar en todos los aspectos a ser una mejor versión de lo que un día ese huracán se llevó.

¡ Los quiero !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s