Miami…¡Miedo superado!

Hoy por fin regreso a mi blog. Les quiero hablar de un tema muy importante para mi; superar los miedos.

Como saben hace unas semanas les comentaba en mi último blog post que los miedos hay que enfrentarlos. Una de las razones por la cual este viaje que hice en las pasadas semanas era importante para mi es porque iba con una misión bien clara y una meta personal. Esta misión era superar el terror que sentía de volver al lugar donde pase tantos malos ratos y tratar de ver la ciudad de Miami con otros ojos totalmente diferentes a los que la vieron hace dos años atrás.

Ustedes quizás piensan que es una estupidez sentir miedo de regresar a un lugar en particular, pero les explico, cuando uno pasa por eventos traumáticos uno trata de evadir a toda costa los lugares que te recuerden ese momento, las canciones, los olores y hasta la gente que te recuerde ese mal momento en tu vida.

Mi vida en Miami no tuvo el resultado que esperaba. Como les he contado anteriormente me fui al aceptar una oferta de trabajo en una compañía muy importante de la industria para la que trabajaba. Deje todo en Puerto Rico para comenzar lo que iba a ser una vida totalmente nueva.

Sin embargo nada salió como lo planificaba y aprendi a ver que de verdad las cosas no siempre salen como queremos. Muchas veces nos obsesionamos con un plan cuando en realidad el plan divino que tiene el universo para nosotros es otro.

Cuando me fui de Miami en el 2015 estaba destruida emocionalmente. Me habían pasado tantas cosas negativas que ya no aguantaba más la carga de sentimientos que llevaba adentro. No tenía la fuerza suficiente para mirar positivamente al futuro y seguir mi camino en esa ciudad. Al regresar a mi país los recuerdos que tenía de ese lugar provocaban en mi una terrible ansiedad y fui diagnosticada con estrés post traumático.

Desde entonces solo volví a esa ciudad una vez por tres días y me toca la mala suerte de que me fracturo un tobillo. Ahi si que dije no vuelvo a este maldito lugar que siempre me pasan cosas malas y estuve sin volver desde ese agosto de 2016.

Hasta el 3 de abril de 2018 día en que volví con el reto de enfrentarme a la ciudad que me provocaba tanta ansiedad y me traía tantos malos recuerdos. Por supuesto que no iba sola, iba acompañada de dos pilares en mi vida; mi madre y mi padre y definitivamente cuando uno decide enfrentar los miedos unos se libera de un gran peso.

Las sensaciones que sentí fueron tan extrañas era miedo mezclado con alegría, eran sentimientos totalmente opuestos dentro de mi. Camine las mismas calles, recorri los mismos lugares, estuve en mi apartamento y en un principio me sentí un poco ansiosa pero mientras pasaron los días me fui dando cuenta que los recuerdos que uno tenga de los lugares los hace uno mismo. Uno tiene el poder de recordar lo positivo o lo negativo que se viva en un lugar.

Mi estadía en la ciudad fue como una transformación de la mente y los recuerdos totalmente. Al enfrentarme a los lugares y las situaciones que me causaban terror logre sacar de mi interior muchas energías negativas que llevaba cargando desde la última vez que estuve ahi.

Borre el pasado y los eventos traumáticos y cree nuevas experiencias super positivas de ese lugar. Experimente la felicidad de compartir con amistades viejas y nuevas en otro entorno totalmente diferente al que tenía en mi mente. Disfrute la compañía de mis padres cenamos juntos, hicimos compras juntos estuvimos compartiendo y creando nuevas memorias significativas para mi y para ellos.

En fin logre mi meta de superar el miedo que me causaban los recuerdos de cuando estaba en ese lugar. Logre exitosamente superar más que nada a la mente.

La mente es lo que nos controla y muchas veces nos traiciona porque le permitimos que se apodere de nuestras vidas mediante el miedo. Cuando logramos reconocer que la mente y los recuerdos que tengamos de diferentes lugares y situaciones los controlamos nosotros aprendemos a ver todo con nuevos ojos. Aprendemos que lo que tenemos grabado en nuestra cabeza es lo que nosotros queremos que sea y esto puede ser miedo o felicidad, pero tu eres quien lo decides.

Esta vez me fui con nuevas experiencias y con la mente puesta en este nuevo capítulo de mi vida en el que Miami se convierte en un segundo hogar y que de ahora en adelante veré con otros ojos y sentiré solo cosas positivas porque así lo he decidido. Me enfrenté, lo superé y ahora el futuro esta en mi manos porque lo que se aprende en el camino son las herramientas que nos ayudan a enfrentar nuevos retos y ver nuevas esperanzas.

¡ Enfrenta tus miedos! ¡ Tu eres más poderoso que un sentimiento en tu mente! Eres fuerte y puedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s